Todas las entradas de vozlitoral

La Historia me absolverá constituye el alegato de autodefensa de Fidel Castrox150px-Facsimil_portada_exterior_La_historia_me_absolvera_original_1954.jpg.pagespeed.ic.lV_XJty2Wn ante el juicio en su contra comenzado el 16 de octubre d e1953 por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Cespedea, en Santiago de Cuba y Bayamo respectivamente, sucedidos el 26 de julio de ese mismo año. Ante este juicio, Fidel Castro, entonces licenciado en Derecho Civil, decide asumir su propia defensa. En el documento, Fidel Castro señala los males de la Cuba de entonces, resumidos en seis problemas fundamentales:

  1. El problema de la tierra
  2. El problema de la industrialización
  3. El problema de la vivienda
  4. El problema del desempleo
  5. El problema de la educación
  6. El problema de la salud.

Entre las cuestiones principales destacaba:

  • El 85% de los pequeños agricultores cubanos pagaba renta y sufría la amenaza perenne del desalojo cuando más de la mitad de las mejores tierras estaban en poder de compañías extranjeras y una gran proporción de la población era analfabeta.
  • 000 familias del campo y la ciudad vivían hacinadas y casi dos millones y medio de la población urbana pagaba altos alquileres por las casas que ocupaban.
  • El 90% de los niños del campo eran devorados por los parásitos.
  • La existencia de más de un millón de desempleados.

Programa político

Este documento se convirtió de inmediato en el programa político de la nueva etapa de lucha que se había iniciado con el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

  • Denuncia los turbios manejos del proceso judicial, incluyendo hasta los intentos de asesinarlo y al final separarlo de sus compañeros y hacerle un juicio particular.
  • Fue un análisis de los sucesos del Moncada.
  • Precisó que en la lucha revolucionaria, el pueblo sería la fuerza fundamental, y ahí emite un concepto marxista-leninista de pueblo, ajustado a la realidad cubana, incluyendo a todas las fuerzas, clases y sectores sociales afectados por el régimen.
  • Se sintetiza la lamentable realidad cubana de aquellos momentos y se consignan las medidas y leyes revolucionarias que inicialmente habrían de dictarse, una vez logrado el triunfo: la reforma agraria, la reforma integral de la enseñanza, la nacionalización del Trust Eléctrico y el Telefónico, entre otras.
  • Esboza cuál sería el programa a aplicar por el gobierno. revolucionario establecido, conocido históricamente como el Programa del Moncada.
  • Acusa a Fulgencio Batista por las violaciones cometidas al escenificar el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 y denuncia los crímenes c ometidos por la tiranía.

Al finalizar retoma la figura de Martí como autor intelectual de la acción.

Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo es fiel a su recuerdo; hay cubanos que han caído defendiendo sus doctrinas, hay jóvenes que en magnífico desagravio vinieron a morir junto a su tumba, a darle su sangre y su vida para que él siga viviendo en el alma de la patria. ¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!

Frase que cierra su alegato de autodefensa:

Condenadme no importa, la Historia me Absolverá.

Importancia histórica de este documento

  • Denuncia los crímenes cometidos con los asaltantes.
  • Plantea la forma en que se planificó el asalto.
  • Denuncia los problemas sociales que afectaban al país.
  • Da a conocer las medidas que iba a tomar la Revolución una vez que triunfara.
  • Destaca el pensamiento martiano y la historia de Cuba.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Las ideas martianas en Fidel

La idea Martiana de “preparar al hombre para la vida”, de formar “hombres independientes”, demuestra que la concepción martiana sobre la educación síndice.jpg fme fundamentaba en que esta debía ser natural, científica, integral, desarrolladora, donde el hombre asumiera una posición activa y protagónica en el proceso de su propio aprendizaje, formando un ser responsable, capaz de actuar y transformar el medio natural y social, con marcados valores morales, es decir, que delimita muy bien los conceptos de instrucción y educación. Al respecto planteó: “Instrucción no es lo mismo que educación: aquella se refiere al pensamiento, y esta principalmente a los sentimientos. Sin embargo, no hay buena educación sin instrucción, las cualidades morales suben de precio cuando están realzadas por las cualidades inteligentes”.

    Estas ideas martianas están presentes hoy más que nunca en el pensamiento de Fidel quien ha hecho referencia en varias ocasiones a la necesidad de que nuestro sistema educacional se corresponda cada vez más con la igualdad, la justicia plena, la autoestima y las necesidades morales y sociales de los ciudadanos en el modelo de sociedad que el pueblo de Cuba se ha propuesto crear.

    En relación a esto nuestro comandante en Jefe planteo: “(…) educar es sembrar valores, inculcar y desarrollar sentimientos, transformar a las criaturas que vienen al mundo con imperativos de la naturaleza, muchas veces contradictorios con las virtudes que más apreciamos, como solidaridad, desprendimiento, valentía, fraternidad y otras.”1

    Son muchas las ideas martianas que encuentran un lugar importante en el pensamiento de Fidel relacionado con la educación, ejemplo:

    Martí planteo: “La educación es como un árbol: se siembra una semilla y se abren muchas ramas. Sea la gratitud del pueblo que se educa árbol protector, en las tempestades y las lluvias, de los hombres que hoy les hacen tanto bien. Hombres recogerá quien siembre escuelas.”

    Fidel Castro llevó adelante las ideas martianas desde antes del triunfo revolucionario cuando planteó en su histórico alegato “La Historia me Absolverá” como uno de los problemas fundamentales, la educación, al cual se le daría solución después del triunfo y es así como a partir de enero de 1959 en todo el país se comienza la construcción de escuelas en todos los niveles de enseñanza , convirtió los cuarteles en escuelas, decretó el carácter gratuito de la educación, eliminó las escuelas privadas, creó escuelas rurales hasta en los rincones más intrincados de nuestro país y la acción más importante de todo fue la Campaña de Alfabetización y todas las revoluciones educacionales que se han desarrollado a lo largo de la Revolución.

    En el 2002 Fidel Castro valora los resultados alcanzados en la educación cubana al plantear:

    “Lo que comenzó por la alfabetización de un pueblo cuya inmensa mayoría era analfabeta total o funcional, en la que menos del diez por ciento de los adolescentes y adultos alcanzaba el sexto grado y cuya cultura política no rebasaba los límites impuestos por el embrutecedor sistema de explotación económica, la mentira y las ideas enajenantes impuestas a nuestro pueblo, se va transformando en la más extraordinaria experiencia de desarrollo educativo y cultural que ha conocido sociedad alguna en la historia.” 2

    También Fidel ha hecho referencia a la superioridad del Socialismo y del lugar privilegiado del Sistema de Educación Cubano cuando expresó: “¡Nada detendrá ya la marcha incontenible del pueblo cubano hacia una cultura general integral y el lugar cimero en la educación y la cultura entre todos los pueblos del mundo!

    “¡Viva el socialismo que ha hecho posible este grandioso sueño en un país del Tercer Mundo!

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS