LA RADIO COMO ELEMENTO DECISIVO EN EL TRIUNFO DE LA REVOLUCION

Por: Alek Villalobos

En la década de 1950, Cuba era visto por el mundo como el país de los casinos, las prostitutas y las playas. La isla del tabaco y el ron. La nación con más autos, televisores y cines de América Latina.

La tierra de los campesinos pobres y olvidados, la de las divisiones sociales y raciales, la de la rampante desigualdad entre el campo y la ciudad.

Segun estudios de la época, para 1953 el 73.4% de la población cubana sabía leer y escribir, lo que posicionaba a la isla en la cuarta posición de América Latina en cuanto a índices de alfabetización. En 1957 Cuba se presentaba como el país de latinoamérica con menor mortalidad infantil, y con el mayor número de médicos y camas por habitantes. Para 1958, el Producto Interno Bruto por habitante de la isla se colocaba en tercer lugar de la región (solo superado por Venezuela y Uruguay) y la tasa de inflación ese año era virtualmente cero.

Estos indicadores no tenían en cuenta que había una gran diferencia entre el sector urbano y el rural, un hecho que cuestionó el Comandante Fidel Castro en su conocido alegato “La Historia me absolverá”. “La mortalidad infantil era el doble en el campo que en la ciudad. Si el analfabetismo en la ciudad era del 11%, en el campo era del 40%. Había una desigualdad notable en términos de ingresos y una gran brecha social, que es algo que escapa a esas estadísticas positivas”

De manera que el hecho de “que Cuba fuera una de las naciones más prósperas de América Latina, conllevaba, contradictoriamente, a que la desigualdad social, lejos de disminuir, se acelerara”.

Para 1958, pese al crecimiento económico, más de 10.000 cubanas se dedicaban a la prostitución, el desempleo afectaba a los sectores más desfavorecidos, la mayor parte de la tierras de Cuba estaban en pocas manos, la corrupción era “una plaga” y el comercio exterior era controlado por el mercado de Estados Unidos.

Estudiosos del tema consideran que el hecho de que Cuba fuera el país con mayor crecimiento capitalista relativo de América Latina fue, de hecho, una de las causas detrás de la revolución. “El país tenía en su historia esa tragedia de la cercanía a EE.UU., que limitaba su soberanía; pero, al mismo tiempo, era el vínculo que permitía que la modernidad capitalista le llegara como a ningún otro lugar”…” ese crecimiento económico y el hecho de que en la isla se hable una sola lengua, unido al pequeño tamaño del país -sin grandes accidentes geográficos y con una población homogénea- hizo que la crisis política se expandiera con más fuerza de lo que habría sucedido en otros escenarios latinoamericanos”

Pero existen elementos que fueron decisivos en el Triunfo de la Revolucion el 1ro de enero de 1959. Elementos “tecnológicos” que ayudaron a la victoria decisiva. “Si la Revolución Mexicana, que fue la otra gran revolución latinoamericana del siglo XX, se construyó sobre los ferrocarriles, por la forma en la que se transportaban los combatientes, la cubana transcurrió a través de la radio y la televisión”… “Cuba tenía la mayor cantidad de televisores y radios de la región. Y fue esa modernidad la que también ayudó a acelerar el triunfo de la revolución, porque las noticias impactaban, volaban, porque era un país pequeño, con un solo idioma y estaba conectado de un lado a otro”.

“Hoy debemos ver a las radios del país como una gran Radio Rebelde”, estas palabras fueron pronunciadas por el comandante Fidel, que en su estrategia de lucha asumió a la emisora para movilizar y alertar al pueblo, como ocurrió mediante su alocución desde Palma Soriano, el 1ro. de enero de 1959: “Instrucciones a todos los comandantes del Ejército Rebelde y al pueblo. Deben estar atentos a Radio Rebelde para no dejarse arrebatar la victoria, que ha costado tanta sangre”.

Celebramos el 61 aniversario de la Revolución Cubana y todos -amigos y enemigos- coinciden en algo, “El mundo no es el mismo después de la revolución cubana”.

Hoy la Radio esta junto a la Revolución cubana, siguiendo los principios y el legado de todos aquellos que se sacrificaron por cambiar la cruda realidad del pueblo cubano antes de 1959.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*